domingo, 17 de agosto de 2014

Un pacto antidemocrático







Hace referencia al pacto por la democracia y la gobernabilidad municipal.

Por Wanchy Medina
Twitter: @WanchyMedina

A mediado de la década del noventa, el líder dominicano, José Francisco Peña Gómez sugirió a los políticos del momento pactar para atenuar los enfrentamientos que se suscitaban en los ayuntamientos al momento de elegir los bufetes directivos de las salas capitulares (ahora Concejos de Regidores)[1].

Con el transcurrir del tiempo se ha hecho una costumbre que en el mes de agosto, las fuerzas políticas con mayor cantidad de concejales, se reúnan para armonizar la escogencia de los bufetes municipales.

A simple vista, se nota como algo ecuánime que la clase política se ponga de acuerdo en temas tan importantes como la gobernanza en los ayuntamientos; la famosa regla de oro plantea que donde alcalde/sa sea de un partido, el presidente del concejo sea del mismo partido, o mejor dicho, que el presidente del concejo sea señalado por el alcalde/sa para que se sienta más “cómodo”.

No podemos dejar de reconocer que los ayuntamientos en momento de pensar en el pacto por la gobernabilidad municipal vivían tiempos álgidos, y que todavía en la actualidad hay mucha violencia los 16 de agosto en el cambio de la directiva municipal.

Sin embargo, debemos de apelar a dos cosas importantes, una es, la debilidad de los partidos políticos en el sentido de que no han podido hacer sólida una estructura docente en su interior para formar a los miembros que estarán frente a las instituciones públicas; y la otra, el valor antidemocrático que deben asimilar los actores municipales para considerárseles ventrílocuo o papagayos de los intereses de los líderes políticos, no así de la nación dominicana.

En ese sentido, el concepto de presentación ha tenido una discusión eterna en la historia de las ideas políticas, muchos han criticado que los representantes tengan como intermediarios a los partidos por el cual fueron postulados, uno de los principales postulante de esta teoría es el gran maestro francés Maurice Duverger, otros en cambio plantean que los partidos deben bajar una línea homogénea a los funcionarios que fueron electos en sus boletas.

Ambas posiciones han sido centro de discusiones y debates en círculos de teorías políticas.

Los grandes exegetas de la filosofía política concibieron al parlamento como un equilibrio de las decisiones del poder ejecutivo, de igual manera debe suceder en la relación de los alcaldes y los concejos municipales.

Los concejos de regidores deben convertirse en contrapeso del poder que ostenta el alcalde, de allí la teoría de algunos experimentados en temas municipales donde plantean que el presidente del concejo de regidores muy bien sería estar en manos de la oposición para un mejor balance.

En el caso del pacto por la gobernabilidad municipal en la República Dominicana, se da el postulado de los que creen que los partidos políticos deben ser los receptores de posiciones que llevan sus miembros en las instituciones públicas, esto no es estrictamente criticable por el suscribiente de este artículo, sin embargo, donde reside la debilidad es, que se toman las decisiones sin ni siquiera consultar a los que están en el terreno de juego.

Es muy fácil sentarse en el salón de un hotel y firmar papeles comprometiendo el voto de un funcionario que está a más de 200 kilómetros de distancia, sin por lo menos preguntar cuál es la realidad de los ayuntamientos.

Además, este pacto pierde valor democrático cuando se  supone que el pleno del concejo municipal es soberano, y es quien debe elegir dentro de sus iguales al miembro tiene los méritos para ser presidente.

No es lo mismo seleccionar un presidente del concejo con méritos, que elegir un presidente que convenga al alcalde o al líder político de la comarca.

Si suponemos, como en efecto lo es, que cada ayuntamiento tiene una realidad diferente, no es justo que se firme un convenio pactando elecciones de bufetes generalizando los acuerdos, si cada ayuntamiento tiene una realidad diferente, el pacto tiene que dejar una ventana abierta para las particularidades y no atreverse irresponsablemente pactar generalidades.

Ha llegado el tiempo en que los actores municipales deben madurar para que sean revestidos de confianza y así ser tomados en cuenta al momento de definir y pactar por quién votar.

Votar por una moción debe tener un valor democrático individual y con sentimientos de colectividad que acerquen a los partidos y sus representantes. Si así no fuere, el sentido democrático del voto pasa hacer mecánico por intereses particulares.


[1] Artículo 201 de la constitución dominicana.

* El autor es Regidor de La Romana.-
-

lunes, 11 de agosto de 2014

Regidores, también deben rendir cuentas







Por Wanchy Medina
Twitter: @WanchyMedina

Ya es una costumbre todos los 16 de agosto de cada año los alcaldes/as, senadores y diputados tengan que rendir cuentas al país de sus ejecutoras, lo mismo hace quien ostenta la presidencia de la república los 27 de febrero.

La rendición de cuentas pone en contexto los resultados alcanzados por los representantes en funciones públicas, éstos deben configurar en una explicación exhaustiva, exponiendo de cómo han sido manejados los recursos puestos a su disposición, además ponderar ejecuciones propias del ejercicio legislativo.

Dado que el poder reside en el pueblo, los votantes deben conocer cómo los funcionarios se desempeñan frente a las instituciones, sus logros, sus debilidades y metas; así estar en condiciones de decidir libremente sobre la renovación o revocación de la confianza inicialmente otorgada.

Rendir cuentas debe tener un grado de alta solemnidad en la República Dominicana, ya que la misma constitución hace un señalamiento tácito en varios de sus artículos, (77 numeral 4, 91, 92 y 114). Al darle rango constitucional, hace que inobservarlo tenga consecuencias judiciales.

En el caso de los ayuntamientos es normal que alcaldes y alcaldesas exterioricen a través de discursos lo que han sido sus ejecuciones a lo largo de los últimos doce meses, sin embargo, cuando revisamos el señalamiento que hace referente a la rendición de cuentas la ley 176-07, que se la ley municipal, nos damos cuenta, que también los regidores deben de rendir cuentas de sus labores.

Para conocer en toda su amplitud lo que plantea la ley municipal, he aquí textualmente lo dice el artículo 246, cito: “Los servidores públicos de los municipios tienen la obligación de responder ante los ciudadanos por su trabajo, donde expliquen a la sociedad sus acciones, y aceptar consecuentemente la responsabilidad de las mismas”.

Al leer el texto del artículo precedentemente citado, y hacemos un análisis enjundioso se puede notar que dice claramente “servidores públicos de los municipios”, podremos concluir que el legislador fue claro e inteligente al momento de aprobar la ley municipal.

Es el mismo artículo que enfoca quienes deben rendir cuentas, y no señala únicamente el titulo de alcalde o alcaldesa, sino de servidores públicos de los municipios.

Los alcaldes/as no son los únicos de que ostentan el título de servidores municipales; si vamos al artículo 201 de la constitución dominicana encontraremos que en los ayuntamientos coexisten dos órganos que lo conforman, estos son el Concejo de Regidores y la Alcaldía. Desde el punto de vista de la constitución es lógico concluir que al igual que los alcaldes, los regidores son funcionarios públicos de los municipios.

De manera qué, si la constitución traza que regidores y alcaldes son servidores públicos, el artículo 246 de la ley municipal deja claro que los regidores igual que los alcaldes deben rendir cuentas de sus ejecutorias.

Este planteamiento no es descabellado ni fuera de tiempo, la costumbre en dominicana es que los alcaldes sean escuchados por los regidores para saber que se ha hecho en el año anterior, sin embargo, el balance democrático permite que de igual forma los regidores expresen su accionar legislativo por el mismo periodo de tiempo que se indica a los alcaldes.

Hasta hace unos años los diputados y senadores no tenían la obligación de rendir al país, ya no, desde la aprobación de la constitución en el año 2010, tiene el deber de hacer cada año, ante los electores que representan (art. 92).

Que cuentas pueden rendir los regidores?

Los regidores en la república dominicana siguen cada día más desacreditados, los concejos municipales están sumergidos en constantes escándalos.

La asociación de regidores debe promover entre sus integrantes mayor transparencia en las ejecuciones legislativas, por ejemplo,  horas de trabajo, sesiones efectuadas, asistencia a  sesiones, trabajo en comisiones, las iniciativas contentivas en resoluciones, ordenanzas y reglamentos.

Se hace necesario que los concejales de la república dominicana den un paso al frente y dignifiquen las posiciones que ostentan, rendirle cuentas a sus representados sería un paso de avance para calificar el trabajo de cada uno de los ediles, y así los ciudadanos les pueden imponer una calificación según la satisfacción de su actuación.

El autor es Regidor de La Romana.-

domingo, 3 de agosto de 2014

Tenores y Sopranos deben cargar los agudos.









Hace referencia al dúo del bachatero Raulín Rodríguez y la soprano Nathalie Peña Comas en los Soberanos 2014.

Por Wanchy Medina
Twitter: @WanchyMedina

Hace tiempo tenía la deuda con algunos amigos de referirme al ya famoso dúo del bachatero Raulín Rodríguez y la soprano Nathalie Peña Comas en la gala de los premios soberanos 2014 de la República Dominicana.

Hoy ha llegado la oportunidad y lo haré sobre la base de mis limitados conocimientos de óperas.

Los cantantes liricos por las edades tuvieron un gran respaldo de toda Europa, en especial de Italia; en una época todo el que deseaba  proyectarse en los escenarios operísticos debía tener como crisol algún maestro Italiano. No era para menos, pues fue allí donde comenzó el mundo de la ópera su desarrollo.

La ópera y los eventos clásicos por años tuvieron encerrados en teatros y localidades especiales para un público selecto, esto hasta que llegó un magante llamado Tibor Rudas, y es quien se idea la formula de llevar la ópera a grandes escenarios, con cuantioso público y hacerlo un evento masivo accesible a todo público.

Esta idea encontró resistencia en un grupo de maestros, cantantes y críticos llamados los puritanos, que planteaban tal acción como la secularización y profanación de la ópera, uno de los más ácidos críticos fue el gran tenor canario Alfredo Kraus.

Sin embargo, la oposición de este poderoso sector no produjo la inacción de las ideas Rudas, y es cuando comienzan hacerse conciertos multitudinarios, primero con Pavarotti como artista principal, y luego los llamados “Tres Tenores”.

Esto marcó el principio del enlace entre la ópera y los cantantes seculares, en lo adelante hemos vistos con frecuencia como sopranos y tenores no escatiman esfuerzos por interpretar dúos y canciones populares para hacer adaptación lírica.

Es generalmente conocido que la voz humana se clasifica en seis variables, los hombres son tenores, barítonos y bajos; en cambio las mujeres se estilan sopranos, mezzosoprano y contralto.

Tanto en el hombre como en la mujer los dos rangos de voz que tienen que tocar el cenit son el tenor y la soprano, son las voces que las gente le gusta escuchar para sentir con la precisión que tocan las alturas; nadie se puede llamar tenor si sus notas no pueden bordear los registros inalcanzables para barítonos y bajos, de igual forma las sopranos lograr las alturas de las notas musicales cual castrati, y si a esto se agrega una coloratura, el talento es mucho mayor estimable.

Lo dicho anteriormente siempre es tomando en cuenta por los arreglistas y compositores, pues tienen que saber cual tipo de voz es que va a cantar sus arreglos.

Claro, que hay casos especiales donde canción a desafiar no tiene al final una nota aguda que concite minutos de aplauso, como lo requerirá el tenor o la soprano para poner de pie al auditorio; pero esos casos tiene una singularidad; por ejemplo, La Flauta Mágica de Mozart una interpretación que su final es mediano, pero todo el cuerpo de la canción la interprete se la pasa haciendo juegos de tonalidades y zigzagueos difíciles que deslumbran a los espectadores.

En el caso del hombre, podemos mencionar una canción que no toca la cúspide al final sin embargo, toda su entonación se mantiene a una altura difícil de sostener, es el caso de la canción “Caruso”, un tema tan peligroso que los tenores spintos ni los ligeros se atreven a desafiar.

Es centrado en esta tesis, que puedo concluir, sobre el caso de presentación de Nathalie y Raulín en la canción “Esta Noche”, donde la soprano no lucio el poder de su voz ni los vibratos necesarios para merecer buena respuesta de la crítica que siguen de la ópera.

No hay razón alguna por la cual el arreglista de esa canción haya querido que la soprano no emitiera un tono agudo final para decirle a los espectadores: “Aquí está cantando una soprano”, peor aún, si vuelven y escuchan la interpretación se darán cuenta que ella nunca exhibió un poderoso tono que hiciera vibrar el público.

Es posible algunas personas al no estar acostumbrados a escuchar este tipo de artista estuvieran conformes con la presentación, sin embargo una soprano que no se presenta al público abierto con frecuencia, no debe desaprovechar la oportunidad para colocarle una octava a tan fácil canción que se le ofreció descifrar.


La joven soprano Peña, es una artista depurada y con gran talento, he tenido la oportunidad de verla cantar en vivo y tiene una destreza singular. Estoy seguro que tendrá otra oportunidad para demostrar  al país en televisión abierta el poder de su voz.
-

lunes, 28 de julio de 2014

La automatización de los pagos en las oficinas municipales.












Por Wanchy Medina
Twitter: @WanchyMedina

La postglobalidad ha traído consigo incontables ventajas para el manejo eficaz de la administración pública, diversos organismos internacionales han colaborado para que las entidades públicas tengan un buen procedimiento en el manejo de los recursos.

Desde hace varios años la República Dominicana ha dado un salto cualitativo en el tratamiento de formulas que garanticen menores perdidas de recursos en el pago de los arbitrios.

Hace poco, instituciones como Interior y Policía, Las Fiscalías, Las oficinas donde se obtiene las licencias de conducir (MOPC), entre otras, tenían un mecanismo de pago en EFECTIVO para ofrecer los servicios que estas entidades facilitaban a los ciudadanos, sin embargo, en búsqueda de un mejor control de los recursos, la Contraria General de la República dispuso automatizar estos pagos que se hacían en efectivo para así realizarlos en una cuenta especial vía el Banreservas, el banco del Estado Dominicano.

La operación de dinero en efectivo de los cajeros, secretarias y supervisores tientan aquellos empleados que se manejan día a día con el menudo ($) diario; por el contrario, el pago por la ventanilla del banco, le dá mejor control a las instituciones y menos tentación a los empleados para tomar “prestado” lo recaudado, ya que podían reportarlo 24, 48 ó 72 horas después.

Es cierto que esta temática aplicada en algunas instituciones ha ayudado a mejorar la calidad de los servicios y ha bajado la perdida de dinero, pero no es menos cierto, que todavía faltan instituciones en las cuales manejan cuantiosas cantidades de dinero a diario y no han entrado en esta sistematización.

Los Ayuntamientos

Los ayuntamiento en la República Dominicana, son de las instituciones que más servicios brindan a los ciudadanos cotidianamente, un ayuntamiento normal, tiene al menos diez departamentos que ofrecen servicios todos los días, y estos pagos aun se hacen en efectivo a un personal que usualmente lo guarda en un cajón o una gaveta, y luego es cuadrado por el/la contable y la contraloría del cabildo.

Los descuadres constantes del dinero colectado ponen en duda el honor de aquellos que ocupan los departamentos que hacen las cobranzas en efectivo. Además, tientan a los alcaldes y tesoreros débiles, al saber que tienen varios departamentos que le traen todas las tardes los resultados económicos en efectivo.

Esta situación es relativamente fácil de resolver, pues como es sabido, los ayuntamientos reciben la subvención mensual en el Banco de Reservas, el mismo banco donde podrían habilitar el depósito del dinero (pago de arbitrio), de modos que el voucher del depósito seria el punto de partida para que los funcionarios municipales puedan procesar sin contratiempos los servicios ofertados por el cabildo.

Es lógico ponderar que las entidades municipales deben dar el gran paso para sistematizar éstos pagos en vía banco, esto generaría un mayor control de los recursos que se estiman ingresarían al ayuntamiento y la vez empiezan a caminar el sendero hacia la transparencia.

Hace más de un año el suscribiente, le hizo esta propuesta a la Comisión Permanente de Asuntos Municipales de la Cámara de Diputados, para que éstos, a su vez formularan la sugerencia a la Contraría General de República, sin embargo, no se ha encontrado eco en las instituciones correspondientes para ejecutar tan viable solución al manejo de los recursos públicos.


El autor es Regidor de La Romana.-

-